¡Resalta tu belleza desde el interior!

Tener una vida balanceada puede parecer un reto complejo de conseguir o una ilusión, puesto que muchas veces nos enfocamos en una sola cosa y descuidamos las demás, o creemos que no hay tiempo suficiente para dedicarle a todos los ámbitos de nuestra vida. Por ejemplo: hacemos ejercicio, pero no nos alimentamos bien, o tenemos un cuerpo saludable pero no dedicamos tiempo a fortalecer nuestra mente y espíritu.

En este orden de ideas, te compartiremos algunas formas en las que podrías llevar una vida balanceada:

1. Aliméntate correctamente

Alimentarse correctamente no es someterse a las dietas extremas o “efectivas” que vemos constantemente en Internet, creyendo erróneamente que una dieta es la idónea para todas las personas. Tampoco se trata de desarrollar una obsesión por contar cuántas calorías consumes al día; se trata de evaluar tu cuerpo, saber lo que te hace bien, y por supuesto, consultar con un profesional cuando sea necesario.

Por esto, hay unos pilares que podrías tener en cuenta para conocer lo que sería ideal para ti y tu cuerpo:

  • Descarta los alimentos ultraprocesados: estos se componen principalmente de sustancias derivadas de otros alimentos, de aditivos y químicos que dan color, forma, textura o sabor para imitar estas características de otros alimentos. De acuerdo con el artículo “Alimentos ultraprocesados ganan más espacio en la mesa de las familias latinoamericanas” de la Organización Panamericana de la Salud, estos productos son nutricionalmente desequilibrados; contienen altos niveles de azúcar, calorías, aditivos, conservantes, sodio, grasa total y saturada. Además, carecen de proteína, fibra, vitaminas, y otros beneficios que sí tienen los alimentos sin procesar.

¿Reconoces los alimentos ultraprocesados?

  • Panes y pasteles industrializados.
  • Paquetes de dulces, mecato y frituras.
  • Barras de chocolates.
  • Bebidas artificiales y dulces.
  • Fideos, sopas y alimentos instantáneos.
  • Alimentos congelados o listos para consumir.
  • Pasteles o alimentos compuestos principalmente de azúcar, aceite y grasa.
  • Implementa en tu alimentación comida natural: teniendo en cuenta que los alimentos ultraprocesados son perjudiciales para nuestro organismo, debemos considerar retomar el consumo de los alimentos naturales, aquellos derivados de la naturaleza sin contenidos químicos o aditivos. Lo ideal es incluir en tu dieta alimentos como:
  • Frutas.
  • Frutos secos y semillas.
  • Proteína animal y/o vegetal.
  • Grasas naturales.
  • Vegetales.
  • Huevos.
  • Agua.
  • Identifica los alimentos que te hacen bien y los que no: todos los cuerpos son diferentes, por esto, una dieta o alimentación generalizada no es útil para todo el mundo. Lo ideal es que identifiques los alimentos que te generan bienestar para que sean prioritarios dentro de tu alimentación, y los que te generen malestares ya sea por alergias, reacciones de tu cuerpo, inflamación o incluso por tu gusto, podrías evitarlos, recordando seguir las recomendaciones de un profesional en nutrición.  Lo importante es que en el momento de comer saludable lo disfrutes con la preparación y presentación que más te guste de los alimentos, sin dejar a un lado que estos te aporten los nutrientes necesarios.
  • Ejercítate

Además de alimentarnos de una forma saludable, lo ideal sería combinarlo con una rutina de ejercicios o realizar algún tipo de actividad física, pues está demostrado que realizar ejercicio de una forma constante puede ayudar a prevenir enfermedades y contribuir a tener una buena salud física y mental.

¿Conoces los beneficios de hacer ejercicio?

  • Estimular el estado de ánimo. (Eleva la felicidad y relajación)
  • Eleva nuestra autoestima y amor propio.
  • Mejora la resistencia física.
  • Previene y controla la hipertensión arterial.
  • Aumenta la flexibilidad y movilidad.
  • Controla y mantiene el peso acorde a nuestro cuerpo.
  • Incrementa la fuerza.
  • Quema grasa y tonifica los músculos.
  • Aumenta la masa muscular.
  • Mejorar la función cognitiva.
  • Ayuda a conciliar el sueño.
  • Mejora los niveles de energía y excitación sexual.
  • Previene la ansiedad y depresión.

Somos muchas personas a las que el ejercicio nos ha mejorado nuestro estado de ánimo, incrementando la energía y reduciendo el nivel de estrés y ansiedad del día a día; y sin duda, ha elevado nuestra autoestima. Ejercitarse frecuentemente puede aumentar drásticamente la calidad de vida, la salud mental y el sentido de pertenencia por nuestro cuerpo.

¿Sabías que puedes realizar ejercicio usando nuestras cinturillas y cinturón de látex?

Estas ayudan a moldear tu figura y corrigen la postura de la espalda y lumbares para realizar ejercicios que requieran una técnica exigente en estas zonas, por lo que incluso pueden ayudar a prevenir lesiones.

Te recomendamos ver nuestra categoría de cinturillas y cinturón de Látex

Cabe resaltar que la intensidad, repetición, cantidad y tipo de ejercicio que realices debe ser guiada por un profesional del deporte, evaluando tu capacidad y condición física.

  • Escúchate y fortalece tu salud mental

Nuestro cuerpo es sumamente complejo e inteligente, pero muchas veces ignoramos el poder que tiene nuestra mente y cómo nuestros pensamientos y emociones se reflejan en nuestro físico. La mayoría de nosotros al tener un asunto pendiente por resolver, un trauma, complejo, problema o situación que nos cause estrés, buscamos reprimirlo, suprimirlo y simular que no nos afecta; pero la realidad es que nuestro cuerpo lo sabe y lo refleja.

¿Sabías que el estrés y ansiedad pueden causar alopecia, incapacidad para concentrarte, presión arterial alta, depresión, migraña, insomnio y muchas más consecuencias?

El estrés no solo afecta nuestro bienestar y paz mental, sino que perjudica nuestro cuerpo en general. Por ejemplo, al estar sometido a altas cargas de estrés, se afecta nuestro sistema inmune, la sexualidad y reproducción, el sistema digestivo, el corazón, el sistema respiratorio y nuestros músculos.

Cuando sintamos dolor, preocupación o tristeza por algo, escuchémonos; permitámonos sentir y vivir estas emociones, gestionémoslas, y en caso de ser necesario, guiémoslas con ayuda psicológica.

En ocasiones traumas del pasado nos obligan a actuar de formas que no entendemos y aunque no lo creas, todo está conectado. El sobrepensar las cosas, estresarse y angustiarse puede provocar que nuestro cuerpo sienta ansiedad y, por ende, comamos en exceso, o, por el contrario, perdamos el apetito. Luego no comprendemos por qué nuestro peso varía constantemente e intentamos hacer ejercicio o comer mejor, pero realmente nuestra mente aún no está bien, por lo que es incapaz de conectarse con estos hábitos y se podría convertir en un círculo vicioso. Por esto, es muy importante que gestionemos nuestras emociones y fortalezcamos nuestra salud mental.

  • Conéctate con tu espiritualidad

Como humanos, estamos compuestos de muchas partes las cuales construyen el ser racional, emocional, espiritual y físico que somos. Algunas partes son materiales, como nuestro cuerpo; pero otras -aquellas que no se perciben físicamente sino desde el interior- son inmateriales, como nuestra mente y espíritu.

Todos podemos conectarnos con nuestra espiritualidad, solo debemos dedicar tiempo a escucharnos y encontrar la práctica que se adapte a nuestro ser; ya sea a través de algunas formas como:

  • Oración.
  • Contacto con la naturaleza.
  • Meditación.
  • Yoga.
  • Técnicas de respiración.
  • Danza o cualquier expresión que salga de nuestro cuerpo y sea guiado por nuestro interior.
  •  Practicar una actividad artística como la pintura, el dibujo, la música, tocar un instrumento, entre otras manifestaciones del arte.

Cuando desarrollas tu espiritualidad y realmente te conectas con ella puedes vibrar alto, disfrutar tu vida en todos sus momentos, sentir tranquilidad y conexión con tu interior. En conclusión, puedes vivir en armonía contigo mismo y con los que te rodean.

Bodyflex te invita a trabajar en el proceso de mejorar el balance de tu vida, no solo desde tu apariencia física, sino desde tu interior. Tu amor propio es lo más importante, debes reconocer lo valiosa y valioso que eres. No basta con vernos bien aparentemente, sino sentirnos bien y reflejarlo de adentro hacia afuera.

Cuida tu cuerpo, aliméntate sano, ejercítate, fortalece tu salud mental y conéctate con tu espiritualidad. ¡Todo es importante!

Si quieres que Bodyflex resuelva tus dudas o trate algún tema de interés, coméntanos qué te gustaría leer. Nos interesa mucho tu opinión.

¡Sé feliz y ámate!

Comentarios cerrados